Esta noche he tenido la oportunidad de disfrutar de una de las producciones de J.J.Abrams, el llamado a ser el nuevo Rey Midas de Hollywood, titulada orginalmente “Cloverfield”  que fue adapatada al castellano como “Mostruoso”.

La historia se nutre del estilo que puso de moda “El proyecto de la bruja de Blair” y que han seguido título como la película de Balagueró y Plaza “Rec”, que tan buenos resultados ha obtenido. Cámara en mano, como si de una guerra de trincheras se tratase, uno de los protagonistas lleva consigo una cámara con la que graba absolutamente todo lo que sucede a su alrededor. Todo empieza con una fiesta que se ve truncada por unas estrañas explosiones que toman Manhattan que terminan desvelándonos un ser monstruoso que va arrasando la ciudad junto a otros seres de menor tamaño.

La puesta en escena resulta curiosa y los primeros minutos enganchan mucho por el cambio de registro tan brusco, pero la credibilidad empieza a caer con la fortaleza sobre orgánica que demuestra el ser ante los ataques militares, terminando la historia de una forma un tanto…peculiar.

Pero la lectura que saco de todo esto es lo increible que resultaría ver a un ser de esas dimensiones poblando una ciudad, la contradictoria indefensión y desubicación en la que se encontraría ante nuestra amenaza. Me preguntaría, ¿que debe estar pasando en el planeta para que un ser que aparentemente ha vivido oculto al ser humano termine manifestándose de esta manera? Lástima y desconsuelo es lo que sentiría y me preocuparía más por lo que le ha llevado hasta nosotros que por su propia presencia.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.