Viendo el cartel de “Moonlight” podemos averiguar la composición del film en tres actos, narrando la vida del joven Chiron, en su niñez, adolescencia y juventud. Brillante interpretación de todo el elenco de actores, desde Alex R. Hibert, que hace de niño, Ashton Sanders, el adolescente (creo que el mejor de los tres) y Trevante Rhodes en la última parte, en su juventud. Muy acertados los nombres de los tres actos, Little, Chiron y Black, nombres cargados de significado dentro de la historia y muy significativos de las motivaciones de cada acto.

“Moonlight” es una historia que habla de homofobia, racismo y violencia.  Contada desde el lirismo, recordándome mucho a “Boyhood” de Linkllater, “Brokeback Mountain” por alguna de sus conversaciones,  o la serie “The Wire” por el ritmo y diseño de producción. Sin duda este va a ser el año del cine afroamericano, si el año pasado hubo quejas por la ausencia de este tipo de cine en los Oscar este año hay hasta seis películas en juego y esta es una de ellas, de hecho el drama favorito tras el musical  “La La Land”. Uno de los Oscars casi asegurados es el de mejor actor secundario a Mahershaka Ali por su interpretación de un camello en la primera parte del film.

“Moonlight” se mueve en un ritmo excesivamente lento pero que sabe jugar sus bazas por las buenas interpretaciones que encierra. Alguna escena memorable como la que marca un punto de inflexión en la historia cuando los dos adolescentes están frente al mar hablando de la brisa y como hablan de ella, como si la ciudad se detuviese cuando esta corre por las calles. Es el momento más poético y cuyo sentimiento vertebra las emociones contenidas para el resto del metraje.

Definitivamente creo que siendo una gran película, dista bastante de ser una clara favorita en los Oscars de este año. Conseguirá algún premio en las interpretaciones y tanto guion como fotografía estarán muy cerca, pero este año va a ser el de “La La Land”.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.