Hace unos días me enfrenté a uno de los ejercicios pendientes que tenía, ver del tirón “Mulholland Drive” de David Lynch. Conociendo la trayectoria de este director, de lo abstracto que puede llegar a ser su cine y de la fama que le precede (alguno lo considera el mejor director de la historia del cine, ¡total na!), cuanto menos uno se cuadra ante la pantalla.

Es una película que engancha de principio a fin. Desde los créditos un aura de extrañeza envuelve el film y poco a poco todo se va complicando como si se tratase de un rompecabezas sin fin donde cada puerta que abres te lleva a dos más. Cada uno de los elementos presentes tiene su sentido. Nada está al azar y el objeto más insignificante puede llegar a tener la mayor relevancia en la trama.Es un complejo juego de detectives en el que la atención debe ser máxima. Según vas avanzando la trama se complica y el surrealismo es mayor. Todo se vuelve más desconcertante hasta llevar al final, momento en el que toca recordar cada una de las pistas e ir atando cabos en busca de la solución.

El mapa mental de David Lynch es bastante complejo y el universo que crea todavía más, hasta el punto que tuvo que dar pistas para entender su película y descifrar el mensaje. Ganó en Cannes como director y fue nominado al Oscar.

La historia es la siguiente:

Después de un extraño accidente de coche en la carretera Mulholland Drive de Los Ángeles, una mujer que queda medio inconsciente tras lo sucedido se oculta en una casa. Betty, la sobrina de la propietaria, una mujer que sueña con ser actriz, recién llegada a Hollywood, la encontrará totalmente amnésica y decide ayudarla. En el bolso de la joven desconocida se encuentra con una llave azul y una variada cantidad de fajos de billetes. El nebuloso recuerdo de un nombre, Diane Selwyn, las ayudará a ambas en el intento de averiguar la identidad de la misteriosa mujer y por qué motivos ha sufrido tal accidente, sabiendo cuál es la verdad que se esconde tras la extrañeza de los hechos.

Esta película lanzó definitivamente la carrera de Naomi Watts, y no por las escena que todos estáis pensando, como esta:

Curiosamente esta película estuvo apunto de no hacerse, era un proyecto de serie para ABC y tras rechazarse Canal+ Francia le dio la oportunidad a Lynch de convertirlo en un largometraje y llevarlo a la gran pantalla.

Es una película que no deja indiferente al espectador y que a su vez no todo espectador está preparado para este tipo de proyectos tan particulares, donde uno se sumerge en el  raciocinio de Lynch que nunca sabes donde te va a llevar.

¡Buen viaje!

Related Posts

One Response

  1. Alfred marr

    Una palabra “impresionante” , la vi de estreno en su día y me quede tiritando!!!, no se sí lynch es el mejor de la historia, pero lo que hace el no lo hace nadie!!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.