Continuando nuestro repaso por los títulos seleccionados para la carrera final por los Oscar nos encontramos con “Nebraska”, de Alexander Payne. Una película un tanto peculiar, de las que hay que ir concienciado del tipo de cine que se va a ver.

Bruce Dern es el protagonista de esta historia que retrata esos últimos años de la vida, los años en los que la cabeza empieza a ir por su cuenta, momento el que poco a poco vamos desconectando del mundo, quedándonos al margen de todo. De las conversaciones, del día a día, de tus hijos y de la vida en general. La verdad es que el papel de Bruce Dern es de sobresaliente y aunque seguramente no se lleve el Oscar lo tiene merecido.

Bruce Dern da vida a un anciano que cree haber ganado un premio de un millón de dólares y hace que su hijo recorra junto a él más de mil kilometros para ir de Montana a Lincoln, Nebraska. En todo este viaje se detienen en el pueblo donde siempre habían vivido y allí la picaresca de algunos y la envidia de otros dara mucho juego y mostrara el costumbrismo de la america profunda que podría ser tranquilamente la España profunda, siendo este título uno de los de nuestro cine español.

A su vez es una historia de padres e hijos, de un viaje de un hijo junto a su padre a quien redescubre, reconoce sus defectos y le muestra su amor y cariño tal y como es, respetando todos los problemas que sufre y comprendiendo la vida llevada a sus últimos días.

Pese al tono, el ritmo, el propio color blanco y negro y una trama tan costumbrista es una película que engancha, que te hace seguir a la espera de un desenlace que no defrauda.

Interesante[usr 3,5]

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.