Ya sabéis el dicho ese que dice que “donde hay patrón no manda marinero” y como tal, un servidor terminó viendo “Nueva York para principiantes”.  La sorpresa, en contra de mis prejuicios, fue mayúscula.  Una divertida comedia británica, ambientada entre Nueva York y  Los Ángeles y reproduciendo los estereotipos de británicos y americanos revueltos, que tan bien ha explotado la serie “Little Britain in Usa”.

Simon Pegg interpreta a un joven soñador con principios, periodista del corazón, que gracias a su peculiar y descarado estilo consigue trabajar en una de las mejores revistas del corazón. La mezcla entre la típica comedia romántica hollywodiense y el humor inglés fluye como la espuma durante todo el metraje, donde además la buena química entre los personajes hace ver el excelente trabajo de casting realizado. Aprovechamos también la ocasión para ver a una Megan Fox (la chica de moda) en un papel arquetípico de la actriz en alza, que parece encajar perfectamente con ella, aunque algo me dice que esta chica es mucho más lista de lo que su lánguida y efímera figura demuestra.

Sin duda paseréis un rato muy pero que muy divertido viendo esta película, dónde los sueños de futuro y la frustración del presente se combinan para mostrarnos la cara más agradable de este circo.

Related Posts

One Response

  1. Guillermo!!

    La vi ayer y es curioso xq habia leido por ahi que no es muy buena, pero a mi me gustó. Quizás es porque no esperaba mucho tampoco, pero está bastante bien. Bien es verdad que hay momentos en los que es demasiado previsible con el rollo sentimental, pero tiene otros grandes momentos que compensan.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.