Como he leído en algún medio, lo más impactante de esta película es la contradicción tan grande que hay entre el diseño de producción tan elaborado, el gran presupuesto y pirotecnia de la película y la pobreza de su historia. Es un contrasentido desmedido, no era necesario ese despliegue para contar esta aventura.

“Passengers” es una película que se centra exclusivamente en el look&feel de sus protagonistas, en la química y en la atracción que Jennifer Lawrence y Chris Pratt tienen sobre la audiencia, porque el resto no tiene nada donde rascar.

Una historia que tarda en mostrarse atractiva y cuando lo hace se queda en eso, la trama ni evoluciona ni se complica. Es difícil contar más sin levantar detalles que destripen la película por lo que nos quedaríamos con la única cosa buena de todo esto, la premisa del film, ¿qué harías de tu vida si te vieras atrapado en una nave cuyo viaje va a durar el resto de tu vida?

La respuesta es clara; no somos donde estamos, somos lo que hacemos, el resto son meras circunstancias que en la mayoría de los casos no podemos controlar.

Por cierto: ¿qué se ha hecho Lawrence en la cara? 🙂

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.