J.M Barrie llevó una vida peculiar y todo ello se reflejó en este magistral cuento que escribió. Peter Pan, que no sólo es una historia para niños, es un brillante retrato de la sociedad, sus usos y costumbres y cómo afrontamos la vida y la muerte según nuestra inocencia.

Y con esto me viene a la cabeza la dedicatoria que aparece en el “Principito” que dice tal que así -dedicado a todos los niños y a aquellos adultos que olvidaron que algun día lo fueron-. Peter Pan nos habla del apremiante paso del tiempo, de su continuo tic tac que no da tregua, que cuenta cada uno de sus segundos de forma irreversible y que en cierto modo nos hace cambiar. No somos las mismas personas en todo el transcurso de nuestra vida y en esta historia se habla sobre la esencia que perdura en todos nosotros, aunque algunos insistan en enterrarlo en lo más profundo de su corazón , pero que está ahí y que en nuestras manos queda disfurtar de la vida como si de un niño eterno se tratase. No hace falta esperar a “Nunca Jamás”, para disfrutar del paraiso y Peter Pan nos muestra la llave para conseguirlo.

Disney supo darle vida a los personajes de la historia, una vida que ha sido reproducida en innumerables ocasiones, inclusive la vida del propio autor de la novela, bajo la dirección de Marc Forster, y música de Jan A.P. Kaczmarek, dándonos grandes escenas para la historia del cine.

El paso del tiempo lo único que conseguirá será perpetuar esta historia en las nuevas generaciones. Una historia sobre esa delgada linea entre la realidad y el mundo de los sueños.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.