Curiosamente esta tarde alguien me comentaba esta anécdota que desconocía y rapidamente me comprometí a hacérosla saber a todos vosotros.

Por lo visto, uno de los muchos días de rodaje de la película, Julia Roberts llegó cansada, triste y melancólica y Richard Gere, como no podía ser de otra forma, haciendo honor a su galantería decidió darle una pequeña sorpresa, una de esas alegrías que consiguen arrancar una leve sonrisa y hacer de ese día un bonito recuerdo.

Este pequeño detalle gustó a Garry Marshall, director del film y decidió incluirlo en el metraje.

El resultado lo podéis ver a continuación. Una de las escenas más conocidas de “Pretty Woman”.

[youtube]zL30fWZoWyQ[/youtube]

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.