En nuestro habitual repaso por la historia del cine he querido detenerme en esta escena inicial de la película de Quentin Tarantino “Reservoir dogs”, película que le lanzó a la fama, y es que sólo esta escena bien merece un Oscar.

Es una puesta en escena en un restaurante, donde los protagonistas de la historia se reunen a comer. En tan sólo 7 minutos y mediante la conversación que tienen entre ellos, Tarantino nos muestra la personalidad y rol que cada uno de ellos jugará en la trama. Un ejercicio brillante de guión. Una de las mejores formas para mostrarnos un reparto tan amplio en tan poco tiempo.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.