Normalmente, cuando en los carteles publicitarios o en el propio trailer alardean de que alguno de los miembros del equipo, ya sea el director, el guionista o los interpretes principales son los creadores de algún taquillazo o ganadores de algún super premio…uuummhh….mal asunto, y este es uno de esos casos. Richard Curtis, director de la cinta, ha sido el guionista de Cuatro bodas y un funeralEl diario de Bridget JonesNotting Hill, total nada, y la verdad es que deberían ser credenciales más que suficientes, pero hay una pequeña diferencia, en este caso es director, y son cosas muy distintas.

Con esto no quiero decir que la película sea un pestiño, ni mucho menos, pero dista mucho de las pretensiones que uno se crea. El humor se mide en cuentagotas, y en ocasiones parece que estés viendo un capítulo de “Los informáticos” más que un largometraje. La historia carece tensión y sentido alguno, no lleva a ninguna dirección, tan sólo describe la vida en el barco de una panda de vividores pinchadiscos de una radio pirata ubicada en alta mar. A esto añadimos el giro “titanico” que da en el último tercio del “interminable” metraje.

Lo mejor, sin duda alguna, la música que pinchas estos reyes de la radio.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.