TVE en la noche de ayer me brindó la oportunidad de ver “Rocky Balboa”, la sexta y última entrega de la saga de “Rocky” (ganadora del Oscar a mejor película, dirección y montaje), saga que comenzó en 1976.

30 años después Sylvester Stallone se atreve con esta vuelta al ring de la que salió bien parado. La taquilla y la crítica respondieron notablemente, siendo consideradas las escenas de combate como las más realistas que se han rodado nunca.

Partía con cierta incredulidad y los diálogos de la película tampoco acompañan, siendo algo bastante ridiculizables, pero es cierto que la historia es buena y el desenlace es lo más coherente que he visto dentro del género. Pero lo mejor de todo es el mensaje que transmite, el paso del tiempo y como afecta este especialmente a aquellas personas que han estado en la cumbre de algo y tienen que sufrir el inexorable paso del tiempo y esos grandes éxitos pueden llegar a olvidarse, el reconocimiento desaparecer y tener que empezar a convivir con una realidad muy distinta a la anterior.

Stallone encaja muy bien en el perfil del personaje en decadencia pero que conserva un cartucho más,  siendo uno de sus párrafos algo memorable:

“Te diré algo que ya sabes: este mundo no es un arco iris y nubes rosas. Es un mundo malo y salvaje, y no importa que tan duro seas, te pondrá de rodillas permanentemente si así lo dejas. Ni tú, ni yo ni nadie golpeará tan duro como la vida, pero no importa qué tan duro lo hagas, sino lo duro que resistas, y sigas avanzando, cuánto resistirás y seguirás avanzando. Así es como se gana. Y si sabes cuánto vales, sal a buscar lo que mereces, pero debes ir dispuesto a que te den golpes, y no a culpar a otros y decir no soy lo que quiero ser por él, por ella o por nadie. Los cobardes lo hacen y tú no lo eres… ¡Tú eres mejor hijo!”

Los recuerdos que se muestran del primer Rocky de 1976 se vuelven melancólicos y el tratamiento realista que se hace de la historia convierte a este Rocky en muy humano y en la historia universal de muchas personas, que deben luchar día a día para sobrevivir en un mundo hostil. Una película muy america, una película continuísta con ese espíritu de sueño americano que resulta muy agradecida de ver, sobre todo para aquellos que añoramos aquellos héroes musculados de las pantallas de cine de los años 80.

Por cierto, este título relanzó la carrera de Stallone.

Os voy a dejar con la escena final de la película.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.