No hay nada como una velada de buen cine y con la mejor compañía. Visionado y charla posterior para no dejar de disfrutar lo vivido. Así ha sido la noche de hoy, ¿y el título? “Shutter Island”.  Es sorprendente  volver a ver la película y darte cuenta de tantas cosas que clarifican la trama y que en algún momento pudieron causar duda. Se aprecian detalles que pasaste inadvertidos y otros que los disfrutas más porque los ves venir. Y lo mejor sigue siendo el final del film, frase que permanecerá en los altares del celuloide.

Quería rememorar esta película porque volviéndola a ver tengo todavía más claro que si existe la justicia divina esta historia se va a llevar más de un Oscar este año. La fotografía me ha vuelto a dejar boquiabierto, por su gran manejo del claro oscuro y la dureza de su iluminación. A esto añadimos una realización que tiene algún encuadre al más puro estilo expresionista (sobretodo la parte final) que resulta soberbio, por la técnica y por la metáfora con las profundidades, luces y sombras de la mente humana. El guión también estará entre los favoritos del año y espero que la interpretación dramática de Leonardo DiCaprio reciba la recompensa que se merece. Este puede ser su año, no os quepa duda.

Que gran película Shutter Island.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.