Gabriele Muccino vuelve al melodrama tras “En Busca de la felicidad” , tratando de maximizar la fórmula que tan bien le funcionó. Para la ocasión vuelve a contar con la estrella de masas Will Smith, que interpreta a un tipo empeñado en salvar o ayudar a varias personas.

En su camino se cruzará Rosario Dawson (la mejor interpretación de la película) que terminará acaparando la historia restando protagonismo al omnipresente Will Smith, que cada vez me recuerda más a Tom Cruise de antaño, no sólo por su magnetismo ante la cámara sino también por el buen marketing que hace de sí mismo y cómo sabe ganarse al público en cada país al que va a estrenar.

Volviendo a la película, señalar el intencionado valor drámatico que el director pretende imprimir a cada escena, que parece encaminarnos a momentos sobrecogedores pero que dificilmente se llegan a alcanzar. El exceso de surrealismo y direccionalidad en su actitud guionística desembocan en la incredulidad del espectador. También está el problema del tiempo y ritmo del metraje. El director nos deja por más de la mitad de la historia con subtramas tangenciales unas con otras y que en apenas unos minutos antes del final toman forma en una sola dirección.

Las intrepretaciones de la coral de personajes son extraordinarias con la excepción del protagonista, Will Smith, que carece de sintonía alguna con la historia.

Lo positivo que podemos sacar del film (al margen del parecido razonable con los anuncios de la DGT) es la bondad altruista que anda en nuestros corazones y que difícilmente sacamos a relucir en alguna ocasión. Esto me recordó a un viejo profesor de la Universidad que insistía en recordarnos lo afortunados que éramos en tener la oportunidad de formarnos, de aprender, de tener todos los medios en nuestras manos para crear cosas. Que debíamos tener presentes cada día a todos aquellos que no gozán de esas oportunidades, que con sus impuestos subvencionan nuestros privilegios. Tendríamos que aprovechar todo aquello que se ponía en nuestras manos y algún día, si, algún día, devolver a la sociedad todo lo que nos había prestado.

Y en eso estamos…

Related Posts

One Response

  1. Mer

    Efectivamente la película quiere ser taaaaan dramática que se pierde por el camino. Lo que no quiere decir que no os vayáis a estremecer en más de una ocasión por lo triste de las situaciones. Rosario Dawson hace un papel genial y Woody Harreslson está magnífico. Will Smith, está bien pero no cambia la cara en casi toda la película, pero claro es que está sufriendo mucho. En fin, Will siempre está bien al fin y al cabo. Y hablando de Tom Cruise te diré que el chico que hace de Will Smith de joven, cuando está con su padre y su hermano en el acuario viendo las medusas, es Connor Cruise, hijo adoptivo de Tom y Nicole Kidman, que hace su primer pinito en el cine. Por cierto, muy bueno lo de la DGT, y sigo diciendo que la película me recordó un poco a Crash, esa que tanto te gusta, jejeje, por su ritmo tan lento y esos flashbacks continuos.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.