Danny Boyle, bajo su habitual prisma de la modernidad vuelve a mostrarnos lo más importante de la vida: el amor. En esta ocasión pasa de “Millions” situada en Inglaterra a la democracia más pobre del planeta, la “India”, dónde ni el sistema de castas ni el poder del dinero podrán con el amor, un amor predestinado por las estrellas, el amor con el que toda persona desea toparse en la vida.

“Slumdog Millonaire” es un extraordinario viaje por la suerte vital del joven Jamal, el arquetipo de joven indio en manos de la miseria que engulle al país. La película goza de una narración trepidante, magistralemente tratada mostrando el paralelismo del juego “¿quién quiere ser millonario?” con el pasado y presente de su protagonista, Jamal. Simultáneamente vemos una radiografía sobrecogedora de la India y su cruda realidad.

Varios son los Oscar que probablemente gane esta película:

  1. Dirección: Danny Boyle se adentra de nuevo en el marco videoclipero tan habitual en sus films para recoger las calles de Bombay y el resto de la India. Los planos, encuadres y movimiento escénico en general son una de las grandes virtudes de este film. No hay quien le haga sombra este año.
  2. Montaje: El intercalado del pasado, presente, el programa de televisión, la India…no hay palabras para definirlo, es extraordinario el sentido narrativo y el ritmo que marca este montaje; ni Benjamin Button podrá con él.
  3. Banda Sonora: Tenía dudas en las últimas semanas con un par de títulos pero tras ver la película me ha quedado “cristalino”. La música de Rahman toma vida propia, es un personaje más de la historia, imprime ilusión cuando se le demanda y sentimiento para enfatizar las emociones de los protagonistas.
  4. Fotografía: Las luces y sombras con las que se manejan así como el juego intenso de colores entre medias del frenético “va y ven” de la cámara hacen de este arte un verdadero placer visual. No creo que ni el oscuro Batman pueda hacer algo.
  5. Guión adaptado: con este tengo más dudas porque alguna de las películas competidoras todavía no las he visto, pero la adaptación que Simon Beaufoy ha hecho de la novela “Q &A” es magnífica. Relata perfectamente sin caer en la redundancia y en la incredulidad el motivo por el que Jamal va acertando las preguntas, a la vez que nos muestra la evolución de la relación entre los hermanos y Latika.
Definitivamente “Slumdog Millonaire” es un canto a la vida, un canto al amor y un canto a la esperanza. No ha habido mejor forma de homenajear la inmesa tasa de felicidad que expresa el pueblo indio en mitad de la miseria que les invade.
Me quedo con un par de metáforas, la del joven Jamal cubierto de mierda en busca de su autógrafo y la del propio concurso en busca de su destino: porque estaba escrito.
Finalizo esta entrada de la mejor forma, con el rostro de quien os escribe junto a Danny Boyle, mientras me firma “La Playa” y “Trainspotting”.

Related Posts

2 Responses

  1. Gema

    Ire a verla, aunque no me llama, pero como me dijiste tu el otro día, no hay nada mejor que ir al cine a ver una película que no te dice mucho y que te sorprenda. Espero que sea así. Muy guapo en la foto.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.