Mañana, viernes 5 de Julio, llega a nuestros cines la última entrega de Star Trek, pero en HDC,  gracias a los amigos de Paramount Pictures, tuvimos oportunidad de verla hace unas semanas.

J.J. Abrams nos devuelve a la nave Enterprise y con ella a todos sus tripulantes, el capitán Kirk, Spock y cía. La película goza de un ritmo trepidante desde el principio, la escena inicial es para quitarse el sombrero y a partir de ahí toda la historia viene rodada, no hay ni un solo momento para el aburrimiento. Los actores bordan su papel, el joven capitán Kirk (Chris Pine) tiene una chulería en su justa medida que resulta muy atractiva, Spock (Zachary Quinto) nos dará su  interpretación más vulcana y los secundarios aparecerán en su justa medida y en escenas muy necesarias para la trama. Pero si hay alguien que sobrepasa al resto es Benedict Cumberbatch, el malvado Khan. Esto es un malo y no lo que sale en El hombre de acero. Su personaje posee una dualidad entre la bondad y la maldad que solo un actor como Benedict podría darle. Su causa podemos entenderla y calificarla como justa, sus métodos no.

El diseño de producción es espectacular y todo está diseñado al milímetro para darnos esa sensación de futuro y de viajes espaciales. Si la comparamos con el estreno del fin de semana pasado, After Earth, esta última resulta cuanto menos ridícula y nada creíble. En Star Trek todo parece muy real, pese a tener personajes con orejas puntiagudas. Habrá que esperar al estreno de “Elysium” o “Pacific Rim” para saber cuál es la película espacial del año.

No queremos desvelar más, ni contaros ningún spoiler, solo os decimos que Star Trek es una apuesta muy seria dentro del género de acción y los taquillazos de verano, los trekkies van a estar contentos y los que no sean aficionados a la saga tampoco se van a arrepentir de verla.

No os olvideis,  a partir de mañana en cines. Os dejamos el trailer.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.