Tag Archives: Disney

rex

Partysaurus Rex, el mejor corto de Pixar

Hace poco tuve la fortuna de compartir con mi sobrina el reestreno de uno de los títulos más taquilleros de los últimos tiempos del tandem Disney-Pixar. Concretamente “Buscando a Nemo en 3D” y aunque la película me gustó mucho y el 3D no deja de asombrarme, la mayor sorpresa me la llevé con el corto de animación que Pixar presentó previo a la película.

“Partysaurus Rex”, es el título de este corto protagonizado por los personajes de “Toy Story” en el que se muestra un paralelismo entre un baño de espuma y una gran fiesta nocturna. Todo protagonizado por el muñeco Tiranosaurio Rex.  El audio está en español latino y puede que diste algo de la versión en castellano, que es la que pude ver en las salas, pero en cualquier caso me ofreció uno de los momentos más divertidos que he vivido en el cine en los últimos años. No paré de reírme de principio a fin. Es una historia que va “en crescendo”, que cuando parece que ya no te puedes reír más y que la acción toca su fin vuelve a subir y subir, como si fuera una clase de spinning en la que el profesor no para de meter marcha una y otra vez.

No tengo ninguna duda de que este cortometraje estará en los Oscar de este año y posiblemente no tenga competencia a la hora de hacerse con el premio.

No os entretengo más, disfrutad de este maravilloso corto, os alegrará el día.

Paperman, nuevo corto de Disney

El próximo 25 de diciembre, previo al estreno de la nueva película de Disney ¡Rompe Ralph!, se estrenará el corto “Paperman”, dirigido por John Kahrs que presenta un estilo minimalista en blanco y negro en su opera prima PAPERMAN, un innovador cortometraje acerca de un joven hombre solitario en la Nueva York de mediados de siglo que confía en su corazón, su imaginación y una pila de papeles –además de un poco de suerte- para cambiar su destino y conquistar a la chica de sus sueños.

Gracias a un  innovador grupo de artistas de 2D y expertos en animación por computadora que utilizaron un programa patentado llamado Meander para crear este cortometraje. Utilizando una técnica llamada línea final, los artistas pudieron agregar un mayor nivel de gracia y expresividad nunca antes visto en pantalla gigante. Sin duda es cortometraje que promete dejarnos anclados en la butaca, como acostumbra el sello del ratón Mickey, especialmente a través de su división de Pixar.

 

Up, Pixar y Disney vuelan por todo lo alto.

Las expectativas que tenía con esta película eran muy altas. Todo lo que había leido al respecto me hacía pensar que estaba ante uno de los mejores trabajos de los estudios Pixar y la premisa se cumplió. No sólo es una de las mejores, puede que sea la mejor película de animación que han hecho los chicos de Pixar hasta el momento, desbordando las emociones desde los primeros diez minutos de metraje.

Podríamos decir que la película engloba desde el público más joven al más adulto. Dividiríamos la película en dos, una primera parte que los más jovenes no entenderán que se ganará el cariño de los padres y una segunda parte donde la aventura y la acción se apoderan de las sonrisas de los peques.

Os puedo asegurar que esa primera parte vale por si sola el pago de la entrada 3D, y no lo digo por los efectos. Pixar ya bordó la maestría con “Wall-e” pero es que aquí te dejan literalmente sin palabras y nunca mejor dicho, en tan sólo 10 minutos son capaces de contarte toda una vida desde la cuna hasta la tumba y sin pronunciar una sola palabra, unicamente con el acompañamiento de la música de Michael Giacchino (“Ratatouille”, “Lost”). Son los diez primeros minutos más increibles que he visto nunca en animación. Es sorprendente escuchar las risas del público con los chistes fáciles del inicio y ver como en unos minutos la sala queda acongojada de emoción.

Es una historia tratada con mucho cariño y escrita con verdadero sentimiento. Es un bello pasaje por las etapas de la vida, por los sueños jamás alcanzados y sobretodo una reflexión sobre el sentido de la vida.  Esta historia es asignatura pendiente para todos aquellos que se preguntan el porqué del agrio humor de muchos ancianos y una gran metáfora sobre el cambio generacional.

Estamos ante una de las cinco mejores películas de este año y probablemente la mejor película de animación durante largo tiempo. Los premios van a ser muchos, el Oscar lo tiene prácticamente asegurado. No dejéis pasar la oportunidad de verla en las salas en formato 3D, será una experiencia enriquecedora.

Alan Menken se confirma para Rapunzel.

Como ya veníamos diciendo la primavera pasada, Disney junto a Pixar está preparando la gran revolución  en la animación con su proyecto “Rapunzel” para 2010. Las noticias que nos llegan anuncian una mezcla de 3D con 2D y unas texturas nunca antes vistas. Las pocas imagenes que he podido ver hacen presagiar que será increible. Los títulos programados para este año ya dan pistas de lo que se avecina, un ejemplo de ello es “Up”, película en 3D que juega con la metáfora de la relación entre Disney y Pixar representada en los dos protagonista de la historia.

Pero bueno, el verdadero motivo de esta entrada es dar a conocer la participación de Alan Menken en la composición de la banda sonora y canciones de “Rapunzel”, compositor ganador de ocho Oscar por los viejos clásicos de Disney de los año 90, como “La bella y la Bestia”, “La sirenita”, “Aladdin”, “Pocahontas”, “El Jorobado de Notre Damme” y “Hércules”.

Cada cosa nueva que vamos sabiendo de este proyecto lo hace más interesante. Ya estoy contando los meses para que llegue su estreno.

Disney distribuirá las películas de Dreamworks.

Parece increible pero cierto, los dos grandes creadores de animación irán de la mano a partir del 2010. Tras la ruptura de Spielberg (y su Dreamworks) con Paramount Pictures  parecía que la Universal se haría con la distribución pero no hubo acuerdo económico. Spielberg y Bollywood tuvieron sus coqueteos pero finalmente el gigante de la animación Walt Disney, a través de su filial Touchstone distribuira las películas de Dreamworks haciendose así con los derechos de marketing y distribución de ésta.

Wall-e.

Desde el primer instante quedan patentes las intenciones y pretensiones de este film. Nada más ver la grafía del título y su clara intencionalidad hacía los créditos de “2001: Una Odisea del espacio”, se muestra el camino de similitudes que seguiran apareciendo a lo largo de todo el metraje, como por ejemplo a través del particular Hal9000, la música de Strauss y lo que es más importante, una especial mirada del presente y futuro de la humanidad. 

Wall-e esta llamada a marcar un hito en la historia del cine, dando un nuevo giro a la animación. Pasa de la tradicional estructura argumental enfocada más para un público juvenil para adentrarse en un nuevo terrreno, el cine de primera división. Dejando atrás el referente de película de animación. Para ello que mejor inspiración y complicidad que el mismisimo Stanley Kubrick y su Odisea en el espacio.

El punto que marcó  en 1968 la película de Kubrick lo va a hacer Wall-e en 2008, de la mano de Disney (siempre tan pionera) y de los revolucionarios estudios Pixar.

Antes de adentrarnos en la laberíntica propuesta fuurística que presenta el film, analicemos su realización:

  1. Supera la media habitual de metraje de las películas de animación. Nos metemos en casi dos horas de historia en el que además casi no se oye una palabra y no aburre un solo instante.
  2. La animación goza de un realismo ya casi insuperable, incluso convinan alguna imagen real con las animadas, lo que da mayor credibilidad y realismo.
  3. Por primera vez he visto planos fuera de los canones habituales de la animación, que suelen ser bastante clásicos. Aquí vemos planos largos, con cámaras subjetivas y steadycms.

Todos estos elementos nos muestran que las intenciones de Pixar apuntaban alto. Nos presentan un film dramático, con toques de humor, sustentado en el género de la ciencia-ficción con trasfondo moral y político.

Esto me hace pensar que no sería muy extraño ver a esta película luchando de igual a igual con el resto de películas de imagen real que obten a los premios como mejor largometraje, superando así la habitual categoría para films de animación.

Wall-e marcará una nueva linea a seguir en las películas de animación, abriendo un nuevo camino de vertiente prorrealista, donde el 3D e imagen real no serán el inconveniente. Que mejor propuesta para estas intenciones que repetir la fórmula que ya usó Kubrick en su día, donde nos plantean un futuro en el que la humanidad está deshumanizada, ha abandonado la Tierra tras la destrucción genereda por el propio ser humano. Los únicos supervivientes son un robot, que apesar de carecer de sentimientos humanos muestra más sensibilidad y emoción que sus creadores, y una cucaracha, animalito que seguramente habrá ganado reputación tras esta película.

Al igual que en Odisea en el Espacio aquí se plantea la excesiva confianza que el ser humano presta a las máquinas y el peligroso juego que ello conlleva, que nos convierte en titeres de la tecnología y el progreso.

Por último me quedo con la nostágica imagen de la Tierra, del futuro que nos espera, ya que si como especie sobrevivimos, nuestro futuro estará en el espacio, lejos de lo que algún día fuimos, siendo nuestro presente un vago recuerdo en el hombre del futuro.

Sin duda alguna, estamos ante una obra maestra y una de las grandes películas de este año. No pierdan la ocasión de verla porque se convertirá en un título indispensable de la historia del cine.