Tag Archives: Ryan Gosling

only

Solo Dios perdona, la crítica

Nicolas Winding Refn había puesto el listón muy alto. Con “Drive” ganó el premio a la dirección en el Festival de Cannes y se metió a todo el mundo en el bolsillo. El tándem Nicolas-Gosling estaba claro que se repetiría y este ha llegado de manos de “Solo Dios Perdona”. “Drive” puso de manifiesto un estilo narrativo, visual y una nueva forma de hacer cine negro, que nos dejó con ganas de más. El tema es que su nuevo título nada tiene que ver con esto, lo que defraudó, y mucho, en el mismo Festival de Cannes, que años antes le había adorado. Pero esto no significa que el director haya renunciado a su estilo, todo lo contrario, me parece más suya, me recuerda a su primer largo “Valhalla Rising” (2009), y es que su alma danesa impregna cada plano de la película.

Con esto no quiero justificar su narrativa, porque lo que si es cierto es que demuestra una gran inmadurez en la trama que describe. El personaje de Gosling se enfrenta al asesinato de su hermano y la presión de su madre para que se haga venganza, pero desde una ausente motivación y cuyo desenlace deja sin sentido alguno las pretensiones que pudieran haberse ocultado hasta el momento.

La historia se maneja en a penas quince hojas de guión, donde los silencios y los gestos dominan la situación. Como ya se ha dicho alguna vez, poesía, poesía pura y dura, pero una de la que no llega, de la que no encontramos motivaciones y esto es una lástima, porque el material del que se parte es muy bueno.

Es una pena la desaprovechada y excelente fotografía que se plantea, el ambiente oscuro y siniestro, con una música, una vez más, de Cliff Martinez que engancha desde el minuto cero. Un Ryan Gosling soberbio, que no hace falta que se quite la camiseta para demostrarnos que tiene uno de los mejores cuerpos del momento y un redescubrimiento de Kristin Scott Thomas, que esperamos tenga continuación.

La verdad es que no sé a que juega Widing Refn, porque su recreación visual llega a limites que rozan el absurdo, con una contención en las interpretaciones que no son necesarias, creándose unas necesidades estéticas a la hora de contarnos la historia que son completamente gratuitas, no hacen falta, de hecho enturbian el ritmo y nos hacen caer en el limbo, un limbo que parece ser donde estas los personajes que nos describe, un mundo donde todos tienen culpa, llevan el pecado y la redención con ellos y parecen andar buscando ese juicio que para bien o para mal les libre de este lugar, se salven de la contención y sufrimiento intimista que cubre toda la escena.

Tampoco pedimos que para saltarse la narrativa convencional se convierta en un Tarantino, pero si que al menos nos trasmita, nos haga llegar la historia, que podamos sentir a los personajes, sus motivaciones, intuir sus intenciones y hacernos partícipes de la historia. ¿Tanto pedimos como espectadores?

La única gracia que le queda a este film por contar es su duración, 90 min., como el cine infantil. Por algo será.

Para curiosos: 2.5 Stars

taquilla

Gangster Squad

Gangster Squad, la crítica.

Este es uno de esos casos en los que te imaginas una película tan mala, pero que mala, mala…que al final te sorprende para bien, pero eso si, sin llegar al aprobado.

Lo primero que choca tremendamente en esta película es como han podido conseguir un reparto tan bueno para crear un producto tan…escaso.

Veámos; entre sus filas tenemos a Sean Penn (caricaturizado de si mismo), Ryan Gosling (el chico de moda y deseado por todas las jovencitas), Josh Brolin (capaz de trabajar con los Coen y luego meterse a esto), Giovanni Ribisi (totalmente desaprovechado), Emma Stone (cuya relación con Gosling lejos de explotarse se diluye en las sombras) e incluso la aparición breve de Nick Nolte.

La historia está basada hechos reales, en las peripecias de Mickey Cohen, un violento criminal que trató de apoderarse de la ciudad de Los Ángeles, pero que finalmente un grupo de valientes de la policía terminó dando caza.

La primera impresión es que el tono dramático va a tirar por los derroteros de un clásico del género del cine negro, “L.A. Confindencial” y el estilo narrativo por el de “Los Intocables de Elliot Ness” de Brian de Palma. La realidad es bien distinta. Teniendo una gran base argumental la película juega a una especie de pantomima del cómic, que parece acercarse por momentos a algo así como “Sin City” pero sin decidirse finalmente por ese estilo visual.

El personaje de Ryan Gosling es de los más desaprovechados del metraje. Al igual que su personaje parece estar aburrido, de no pintar nada, con una desgana continua, en la que entra y sale de la acción sin tener claro si esta es su película o viene de paso de la sala de al lado. Lo mismo ocurre con su compañera Emma Stone, con quien coincidió en “Crazy, Stupid, Love” y que como he dicho antes, su relación está muy poco aprovechada. Ella no pasa del papel de florero. En cualquier caso ninguno de los personajes tiene profundidad. Josh Brolin, que debería ser quien llevara el peso de la trama, el policía comprometido, de principios, con honor…no se porque, pero el guionista le cambia de una moralidad a otra sin pestañear, pensando que va a engañar al espectador. (Dónde estará ese Elliot Ness que interpretó Kevin Costner).

Todos los personajes están sobre actuados, tratando de ocupar una dimensión que luego no se muestra, es una lucha entre el comic y el cine puramente negro que deja a la narrativa en tierra de nadie, dejándonos un producto final que resulta entretenido pero con la sensación de que aquello no ha llegado ni por asomo a lo que podría haber sido.

Hablando de Sean Penn. ¡Por favor!, quien le puso esa nariz. Su personaje se transforma en esa nariz, no puedes dejar de pensar en ella como entidad propia, como de un hombre pegado a una nariz. Por lo demás, parece que la irascibilidad del personaje la tiene hecha a medida :-).

Si hay algo que pueda destacar de la película son los créditos finales, bello homenaje a los carteles publicitarios de Los Ángeles de los años 40 y 50, y por supuesto esa frase final de Josh Broslin, en la que en referencia a la ciudad señala “No es el paraíso, pero es la ciudad de Los Ángeles”

Ryan Gosling dirige una película

Parece que nuestro amigo Ryan Gosling se lanza a la dirección. Este joven actor canadiense es toda una joya y la vez una caja de sorpresas. Mientras que se estrena “Only God forgives”, del mismo director de “Drive”, Nicolas Winding Refn, prepara su salto a la dirección con “How to catch a Monster”, película que clasifica como de cine negro con tintes fantásticos. ¡Estoy deseando verla!

Algún día tendremos que hablar de la curiosa vida y carrera de este actor. De momento, aprovechad y dadle al dvd con su dos últimos títulos “Crazy, stupid love” y “Drive”.

 

Driven, segunda parte de Drive

Tras el éxito de “Drive”, el escritor de la novela  James Sallis acaba de publicar los primeros detalles de “Driven”, la continuación de la historia siete años después de los sucesos narrados en Drive. Los rumores de que se vuelva a rodar una pelicula han saltado hace dos días, tras el gran éxito y acogida de la primera parte.

Parece que se confirma  y que Nicolas Winding Refn volverá a dirigir a Ryan Gosling en el papel protagonista.

Según adelantó Sallins, la nueva historia tendrá lugar siete años después y en ella nos encontraremos con el conductor que ha dejado de lado su antigua vida y ahora regenta con tranquilidad un negocio de éxito. Pero los fantasmas del pasado regresan cuando un día sufre un brutal ataque en el que su novia muere. Será entonces cuando se vea obligado a dejar la apacible vida que había llevado durante estos años para enfrentarse a quienes le han quitado lo que era más preciado en su vida.

Escenas de DRIVE

Volviendo a una de las mejores películas del año, “Drive”, os quiero brindar la oportunidad, para aquellos que todavía no os habéis decidido, de ver un par de escenas de la película.

La primera la del ascensor, al menos los primeros cuarenta segundos de la misma. Justo en ese momento en que parece detenerse el tiempo por un beso.

La segunda es la puesta en escena de Ryan Gosling, ese knight rider de la noche, perseguido por la policía.

 

Drive, una de las películas del año. La crítica

Estamos ante la que posiblemente sea la mejor película del 2011. Sensacional, brillante, un ejercicio de dirección como hacía tiempo que no veía.

Arranca el film con unos fantásticos créditos estilo ochentero y el tema musical “nightcall” con la ciudad de Los Ángeles de fondo que dejan desde el primer instante al espectador sumido en un sueño. Te atrapa y hace que se detenga el tiempo. Los primeros diez minutos son brutales, con dos frases en off de Ryan Gosling que no vuelve a tener palabra tras pasado un buen rato. La música nos sumerge entonces en esa atmósfera de tensión en la que nos van a plantear como se gana la vida el protagonista.

No he tenido la fortuna de ver trabajos anteriores de Nicolas Winding Refn, director danés de películas, como “Bronson”o “Valhalla Rising”, pero tiene pinta de haber puesto todo su potencial sobre la mesa con esta historia. Es uno de los mejores ejercicios de dirección que he visto en mucho tiempo (desde el Cisne Negro de Aronofsky). Cada secuencia parece coreografiada al milímetro. La composición de planos es magistral, especialmente el manejo que muestra de los tiempos, dando la sensación continua de detenerlo y jugar con un elemento que me fascina como es esa idea de  calma antes de la tempestad, cargando así de dramatismo y emoción la escena completa. Parece un continuo baile de miradas, emociones, de sentimientos contenidos que finalmente se expresan con violencia, marcando una sutil danza entre el romanticismo y la propia violencia.

Una escena memorable es la del ascensor, no os digo más, id a verla. También me quedo con un plano bastante subjetivo, como es uno en los que la cámara acompaña a Gosling en el interior de un parking y  gira la cámara a la vez que lo hace el coche desde el interior, justo en el asiento del copiloto.

Automáticamente esta película pasa a convertirse en elemento de culto, cargada de referencias y todo tipo de simbolismo. Habla por si sola. Las escasa lineas de guión son la justa medida del gran arte que hay detrás de ellas.

Todo en Ryan Gosling es perfecto. Esa chaqueta ochentera vinculada al arte marcial con ese escorpión tan simbólico en su espalda, la mirada profunda e inamovible, la perfección milimétrica de su reloj de pulsera o la dureza de sus guantes de conducción.

La fotografía, obra de Newton Thomas Sigel, es otra de las joyitas de la película y aquí vuelvo a señalar la misma escena del ascensor. El juego de luces te deja helado, parece la propia mirada del espectador dando cobijo a los protagonista, tomando vida en toda la secuencia.

Toda la foto fija que envuelve al film también tiene carácter propio. Me apasiona cada uno de los encuadres, los colores de los rótulos y cada uno de los montajes de cartelería que os muestro a continuación:

No me quiero olvidar de Cliff Martinez, compositor de la banda sonora, que juega con esos sonidos electrónicos minimalistas propios de la noche, del vacío interior y que engrandecen cada una de las escenas y baile de planos, convirtiendo todo en una bella sinfonía,en la que los silencios y la violencia extrema son protagonistas.

Sólo podría ponerle un pero: un poco más de justificación de la pasión entre los protagonistas, el resto, soberbio.

“Drive” es una de las películas que no podéis dejar pasar este año y que seguramente para finales de enero veréis en las nominaciones de los Oscar.

Estoy deseando volver a verla…

 

DRIVE, carrera a los OSCAR 2012

Estamos inmersos en las mejores fechas de estrenos en USA y en cierta medida en España. Se acerca el fin de año y los días para ir presentando los trabajos que estarán en la carrera final por los Oscars. Por ello vamos a ir empezando a ver títulos de gran calidad que estarán en esa recta final.

“Drive” es una de ellas, con un Ryan Gosling, actor que cada día me gusta más. Este chico va a ganar muchos puntos con esta película, donde interpreta a un experto conductor que alquila sur servicios para todo tipo de negocio sucio. Como el dice en el trailer, “yo sólo conduzco, me alquilas por 5  minutos y sólo conduzco, no llevo pistola, no miro atrás y no me importa lo que hayas hecho”.

Al final, como siempre pasa, todo se ira torciendo y tendrá que hacer cosas que no le gustan. Un gran thriller policíaco de los que dejan huella y probablemente alguna nominación a los Oscars.

Os dejo con el trailer.