Las cifras hablan por si solas y son fiel reflejo de lo bien engrasada que está la máquina hacedora de dinero de los grandes estudios. Saben vender y venden mejor que nadie. Está claro que el público mayoritariamente busca entretenimiento fácil y sencillo, sin tener que pensar mucho y darle vueltas a la cabeza a más de un diálogo complicado o reflexión lanzada al vuelo. Quieren reirse, comer palomitas y por supuesto, ya que pagan por ver una película, que sea en una pantalla enorme mucho más de lo que jamás podrán tener en casa. Quieren efectos especiales, planos imposibles, grandiosas realizaciones llenas de pirotécnia y efectismo. A unos pocos espectadores les vale con el trailer y no pagan por ello, o lo hacen pero con la esperanza de encontrar algo más.

Sin embargo la inmensa mayoria ha sucumbido a las maniobras de marketing tan espectaculares y han decidido disfurtar de las aventuras en la ciudad del joven Parker, conocido para la inmensa mayoria como Spider-Man.

Las cifras hablan por si solas: Bate el record histórico en el primer día de estreno: 59,8 millones de dólares, se convierte en la segunda película que más recauda en el 2007 con 161 millones de dólares tras la estela de 300 con 207 mill.$, cifra que superará en breve.En todo el mundo lleva recaudado 391 mill.$ y todo esto en cuatro días. A pesar de que la crítica no ha sido muy buena con la película y todo parecía apuntar a que sería la última entrega de la saga, no lo creo. El negocio es el negocio y un producto tan rentable (salvaguardando sus costes 258 mill. $) no creo que termine sus días así.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.