Templario es una pequeña producción que juega a ser una de las grandes. Aunque en su aspecto visual y en definitiva el diseño de la producción todo parece estar a un nivel presupuestario más alto, el guión termina por ponerla en su sitio.

Los personajes son completamente planos, donde el protagonista templario carece por completo de motivaciones (que así le pasa luego, ¡claro!) y donde la historia se resume un asedio y asalto al castillo carente de la tensión propia de los films del género.

Al final las pretensiones épicas de la historia del Rey Juan sin Tierra  que tuvo que firmar la Carta Magna en favor de los derechos del pueblo inglés se queda reducida a una aventura livianamente entretenida.

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.