Repasando las películas de juicios, con la idea de elaborar una pequeña lista que incluyera las mejores, terminé por sumergirme en el visionado de “Testigo de cargo”, adaptación de una novela de Agatha Christie, dirigida por Billy Wilder y protagonizada por Charles Laughton, en su soberbio ejercicio interpretativo, ofreciéndonos una de las mejores películas de juicios que jamás se han filmado.

Por suerte para los lectores la película está integra en Youtube:

Uno de los comentarios que se encuentran a continuación del video resume perfectamente lo que significa esta película, hablando sobre la pérdida de valores y ética del cine actual, donde todas las tramas tienen sangre y pornografía y a lo que podemos añadir un claro estilo visual en el que la realización es toma el protagonismo, enfocando más hacia la cultura más pop y comercial. Esta película no necesita nada de eso,  desde un enfoque puramente teatral, algo que ya prácticamente no existe en el cine actual, centra su potencial en el guión, en la interpretación y atrapa al espectadores con sus pasiones, con la intriga y la medida de las palabras pronunciadas.

Junto a “Matar a un Ruiseñor”  es una de las películas que mejor refleja los valores de justicia y equidad al que todo abogado debe aspirar, poniendo por delante sus principios, incluso por encima de la propia salud, como hace el protagonista de esta cinta.

Claramente detrás de esta película hay un gran director, uno de los pocos que tiene una inmensa lista de películas, algo que a estas alturas sólo hombres como Woody Allen pueden igualar, con su film por año. Wilder, acostumbrado a la comedia, ofreciéndonos sin duda alguna los mejores títulos de la historia del género, nos retrata un drama, al que muchos han considerado Hitchcockiano. Wilder demuestra, al igual que en “El Crepúsculo de los Dioses” que es un director que borda la excelencia fuera de su género predilecto, lo que muy pocos han conseguido. (Véase Stanley Kubrick, por ejemplo).

Quiero terminar esta crítica destacando el valor de la intriga, de como mantiene al espectador pendiente de cada uno de los movimiento del acusado y del abogado defensor, que saca continuamente de la chistera contra argumentos para defender a su cliente. Y sobre todo, como bien dicen en los créditos finales, cuándo haya visto está película no le cuente a nadie su final, deje que la propia trama sorprende al nuevo espectador.

Una obra de arte.

Related Posts

3 Responses

  1. Alfred marr

    Una obra de arte protagonizado por el gran gran charles laughton , y no sólo de comedias vivía Wilder uno de o

    Reply
  2. Alfred marr

    Una obra de arte protagonizado por el gran gran charles laughton , y no sólo de comedias vivía Wilder uno de los más grandes( si no el más) , también toco otros géneros con igual resultado, a la ya mencionada “el crepúsculo de los diose”(sin duda una de las grandes de la historia) yo recomendaría “perdición ” (otra de las grandes de Wilder) obra maestra del cine negro.en fin a falta de medios , tiraban de talento en esa época … Justo lo contrario hoy en día …

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.