Tras ver la última película del director danés Nicolas Winding Refn comprendo perfectamente el abucheo que sufrió en Cannes con su estreno, hecho que se repite una vez más, como ya ocurrió con “Sólo Dios Perdona”. Y es que cada día tengo más claro que “Drive” fue lo más contenido que ha podido mostrarse y tras este título ha iniciado su carrera personal hacia su estilo más personal. Algo similar a lo que le viene ocurriendo a Terrence Malick, que tras “El árbol de la vida” su caída en barrena es vertiginosa título tras título.

Son directores tocados por una varita mágica, porque la mayoría no duraría ni un asalto más en la industria con este tipo de estrenos.

En cualquier caso ahí está “The Neon Demon”, estrenada el año pasado y cuya estética hipermarcada son el sello de la cinta. Un diseño de producción que marca la historia por completo, parece como si la estética, el diseño y las formas hubieran sido lo primero y a partir de ahí se hubiera escrito el guion.

En cualquier caso, pese a la estética, el ritmo y las pretensiones, el tras fondo tiene mucha miga y en algunos aspectos llega a recordarme a Lynch, pero sólo recordarme. :-).

El fondo es la banalidad de la belleza, de la juventud, es una crítica al posmodernismo actual pasado de rosca, de un mundo dónde sólo vale la belleza, hasta tal punto que es sintética, la obsesión por un don que no todos posees hace perder la cabeza y cada cual llega a construirse la propia.  Un mundo frío, desolador, carente de valores (perfectamente retratado) que termina fagotizando todo aquello que lo amenace.  En este aspecto es impecable, pero con las mismas recuerdo “Juventud” de Sorrentino y veo mucho más arte para contar algo similar y cuyo mensaje cala más en el espectador.

En definitiva, una cinta muy artística, donde prima la pose, el encuadre, la luz, LA BELLEZA, y donde todo eso debe crear en el espectador esas sensaciones que ha preferido eliminar del guion.

Related Posts

2 Responses

  1. Guillermo Dorado

    Me quedo con tu ultima frase. Creo que ese es el punto exactamente. Es una película de sensaciones a través de la representación artística de ese mundo, que no deja de ser el de esa misma chica que quiere triunfar y acaba comida por ese mundo en el que acaba convertida (recordemos como empieza la peli, con una escena, que es mentira con ella muerta en la sesión de fotos). Ese mundo es el suyo propio. Las tres modelos representan diferentes enfoques de belleza y la ambición, que pueden estar dentro de una misma persona. La joven chica inocente que llega a los Angeles se perderá en el camino, con el punto de inflexión en esa escena de espejos durante su pase de modelos como estrella (en el que en ningún momento vemos el desfile, si no su significado interior, donde la vemos reflejada en espejos, besándose a sí misma, en su expresión más egocéntrica, solo está ella, dejándose llevar por su amor a ella misma). Esa parte suya terminará siendo devorada por su otro yo, cayendo en el mismo destino de todas las otras en esa industria en esa industria. El principio, siendo solo un sueño llegar a entrar en ese mundo que ve como un juego y el final, ya una realidad, no dejan de ser lo mismo. Es una industria cerrada en sí misma, donde en las calles no vemos a otras personas, solo vemos modelos en las cafeterías o en cualquier otro lugar, no existe nadie más y la única persona ajena al mundo que sale es una camarera a la que nunca veremos su cara. No es importante, porque dentro de ese mundo, solo existen ellos. Es su propio universo. Y es eso lo que les hace imposible mirar a nada ajeno a él. Otra persona “ajena” a ese mundo es el personaje de keanu Reeves (que regenta un motel de mala muerte donde solo se alojan modelos recién llegas a la ciudad, recordemos), un cazador de esas jóvenes e inocentes chicas que llegan a una ciudad llena de sueños, pero que se encuentran con un depredador, entra a sus habitaciones por las noches, que se cuela en sus sueños, o más bien pesadillas.

    En definitiva, me ha gustado mucho la peli. Creo que es una peli de experiencias, en las que hay que dejarse llevar sin más. Así es como la he disfrutado yo. Y así es como le encuentro todo el sentido a la forma en la que ha querido contarlo. Es una película conceptual donde todo es simbólico y yo agradezco ver esto, hecho con tan buen gusto visual, en una película. No es algo habitual. Drive era las alabanzas hacia la masculinidad, hacia ese héroe que seguía una historia más normal. Esta película es otra cosa, es la representación de un concepto. De la belleza, del mundo que gira exclusivamente en torno a ella. Y es bruta, basta, explícita, pero es una gozada que he disfrutado hasta el final de los créditos con la canción de Sia de fondo. Fantástica.

    Reply
  2. Mikesaintcross

    Pero en cualquier caso, si tuviera que hacer una pelí, preferiría hacerlas como Spielberg :-).
    Desde luego este título no es apto para todos los públicos, y en cierta medida es lo que ha ocurrido en taquilla, pero recordemos que en Cannes, casi le pegan los críticos. Ojo.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.