Esta semana nos ha abandonado uno de esos mitos de Hollywood, de los pocos que quedan de los años dorados de la industria del cine. Tony Curtis falleció el pasado 30 de Septiembre a los 85 años de edad en el condado de Clark de Las Vegas. Su extensa filmografía nos deja joyas como su magnífica actuación en “Con faldas y a lo loco” , bajo las órdenes de Billy Wider y donde compartió cartel con otros dos grandes del cine: Marilyn Monroe y Jack Lemmon. En ella podemos ver  una de las actuaciones más divertidas del actor, en la que da vida a un músico que, junto con su compañero (Lemmon), se ve obligado a huir de Chicago para escapar de la mafia. Ambos deciden travestirse e irse a Miami formando parte de una orquesta de mujeres un tanto peculiares, entre ellas Marylin. Más tarde Curtis tendrá entre sus manos otro gran papel en la película de Stanley Kubrick “Espartaco”.  Pero su única nominación al Oscar llegaría por su interpretación en la pelicula “Fugitivos” de Stanley Kramer. Echaremos de menos a este gran actor, un playboy, y tal y como él se definió en su biografía: un príncipe americano.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.