La última aventura de Pixar con sus juguetes animados me ha recordado mucho a la de Dreamworks con su ogro verde. Ambas han jugado con la nostalgia y el adiós como abanderados de la trama.

El 3D llena mucho más el alma de estos personajes, que a pesar de tener un metraje exagerado en el tiempo, y jugar con los tópicos habituales, ha ganado en profundidad y dramatismo. La acción de los guionistas es más que sobresaliente. Los perfiles están muy bien definidos y hay escenas en la que te acabas preguntando, ¿realmente estoy viendo a Mr. Potato y la Barbie discutiendo o es un drama de Clint Eastwood? Es soberbio el manejo de la historia. Sin duda todos sabemos que ya existen títulos de animación que pasaron la barrera de la formalidad dramática, pero es que con “Toy Story 3”, Pixar/Disney ha sabido mostrar la actual realidad de la animación y decidnos a todos que ya no existen límites argumentativos, narrativos y visuales que no puedan sobrepasar.

Aunque pueda resultar redundante y pesada en algún momento, no me extrañaría que alguno de vosotros terminara soltando una lágrima cuando menos se lo espere.

Related Posts

One Response

  1. GEMA

    PRECIOSA, LA MEJOR DE TODAS, LLORE Y REI COMO UNA NIÑA. NO ESPERABA TANTO DE UNA TERCERA PARTE, Y MUCHO MENOS QUE FUESE LA MEJOR. TENEIS QUE VERLA, NO PUEDE DEFRAUDAROS.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.