La primera película que no es de animación del director coreano Yeon Sang-ho es posiblemente una de las mejores películas de zombies de todos los tiempos, por no decir la mejor. Una trama sencilla, en la que todo girará entorno a un viaje en tren camino de Busan, donde sus personajes están brillantemente mostrados y donde las escenas de acción y la amenaza zombie están desarrolladas como hacía mucho tiempo que no veía. Se agradece mucho también el tono No-Hollywood, y el tono dramático que va desarrollado la historia hasta llegar a su zenit final que es sobrecogedor, dejándonos más de un plano lleno de maestría en la escena final.

Un ritmo frenético nos acompaña durante todo el metraje y donde cada escena está perfectamente orquestada y que pese  la acumulación de situaciones parecidas siempre tienen una resolución propia y cargada de fuerza y acción. Un relato que deja cabida a cierta crítica social y cuya sensibilidad sorprende dentro del género.

Sin duda uno de los mejores relatos zombies que he visto, muy entretenida y que difícilmente nadie podrá decir que no le gustó.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.