Magistral película, adaptación de la novela de Nick Hornby que muestra a la perfección cómo son los humanos y cómo interaccionan los unos con los otros a pesar de la búsqueda incesante de algunos por convertirse en islas humanas. Pero donde finalmente la necesidad social que habita en cada uno de nosotros termina por brotar y da lo mejor de nosotros mismos, dejando atrás la cobardía, mediocridad y egoísmo al que habituamos.

Es una película que goza de una ternura estremecedora, puede que una de las mejores en las que ha intervenido Hugh Grant donde calca a la perfección el personaje que interpreta.

He querido recordar esta historia porque es una historia que muchos hemos vivido, en parte, alguna vez. Justo ese momento de brote de la adolescencia en el que cuestionas todos los argumentos que te imponen tus padres, ese momento en el que tu personalidad empieza a forjarse y en algunos casos resulta tan extravagante que choca con el resto de tu entorno o bien resulta que la influencia paternal nos aparta de los vientos que soplan por la escuela.

Pero sobretodo quiero recordar de esta película lo que sería un sueño para todos nosotros, tener la suerte de vivir de los derechos de autor de una canción que tu padre creó para las navidades.

Os dejo con el momento más cómico del film. El suicidio social del joven protagonista frente a sus compañeros de escuela.
[youtube]mfhoDYHvY1Y[/youtube]

Related Posts

One Response

  1. Berni

    Muchas cosas se dicen en esta escena. La verdad es que es penosa la poca consideración que tenemos para con los demás, a ver si de una vez por todas nos damos cuenta de eso.

    Respecto a Hugh Grant, ¿qué tiene este chico que en casi todas sus películas hace las veces de actor y narrador?

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.