Richard Curtis, uno de los guionistas de cine y televisión más importantes del Reino Unido, es el responsable de la dirección y guión de esta película. Para quien no lo sepa, Curtis fue quien marcó un punto de inflexión en la comedia romántica británica. “Cuatro bodas y un funeral” puso el punto de partida que continuaron con “Notting Hill”, “El Diario de Bridget Jones” o “Love Actually”, este último título considerado por muchos una de las comedias románticas más indispensables de todos los tiempos.

Con “Una cuestión de tiempo”  intenta marcar la misma linea que venía haciendo con estos títulos pero aquí la comedia queda de lado nada más empezar el metraje. La historia toma un tono melancólico  en cuanto el personaje principal, Tim, descubre de boca de su padre un secreto que pertenece a los hombres de su familia, y es la posibilidad de viajar en el tiempo. En este momento Tim trata de usar ese don para encontrar al amor de su vida. Aquí empieza una película muy distinta, a lo que sumamos la rápida definición de la trama y resolución del conflicto. En apenas treinta minutos conquista a la mujer de su vida y las tribulaciones que podrían generar mucha comicidad se desvanecen antes de empezar. Los secundarios tampoco acompañan mucho, como el papel de la hermana de Tim, que la presentan como algo particular, exótico y extraño y al final parece inexistente.

Lo mejor de todo es el padre de la familia, interpretado por Bill Nighy. Todas sus apariciones son lo más interesante de la película y genera las pocas sonrisas que se dan en el espectador. Además protagoniza el momento más emotivo, algo que todos siempre soñamos con hacer alguna vez y es tener la posibilidad de reencontrarnos con algún ser querido que perdimos, tener la oportunidad de despedirnos y valorar el tiempo.

La parte final del film quizá sea lo más valorable, lo que haga que merezca ver la película. Pese a la falta de trama e interés que pudiera preceder, en los últimos diez minutos se produce un giro que devuelve el romanticismo a la película y emociona al espectador.

Una historia que en resumen viene a decirnos lo importante que es valorar el tiempo que tenemos, que nos da la lección de  vivir cada día como si ya hubiéramos vivido ese día, para disfrutarlo como si fuera el último día de nuestra vida.

Entretenida [usr 3]

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.