Los amantes de las películas ambientadas en la arcaica y decadente sociedad inglesa del periodo entre guerras podéis estar de enhorabuena.  

El director Stephan Elliott relata la historia de un joven de clase alta inglesa que se enamora de una americana (Jessica Biel) que viene a traer aires de modernidad a una familia en plena crisis emocional y económica.

Ben Barnes (El principe Caspian de Narnia), Kristin Scott Thomas (la madre patriarca de la familia) y Colin Firth (el más sobresaliente de los actores que intervienen en la cinta, con aires de sutil ironia) acompañan a Jessica Biel en esta comedia (a medias) en mitad de la campiña inglesa.

Si “Revisitando Brideshead” no terminaba de cuajar, “Una familia con clase” termina hundiendo el género para este año. Tanto la comedia como el romance brillan por su ausencia, tan sólo unas pocas notas de humor en todo el metraje, que carece de tensión emocional, donde los personajes no gozan de credibilidad, así como la música, que no ayuda en esta aburrida y previsible historia familiar.

Tan sólo rescato la última frase de la película: “cuando las cosas se ponen duras, los duros se ponen en marcha”.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.