Que mejor momento que a dos semanas del esperado estreno de “Wall Street: El dinero nunca duerme”, para revisar el orginal, “Wall Street”, que le valió el Oscar al mejor actor a Michael Douglas, por su papel de Gordon Gekko, ese tiburón del mercado bursátil que inspiró a toda una generación para el elegir la carrera de sus sueños.

“Wall Street” es una de las películas inolvidables de Oliver Stone, que marcó época y que mejor supo retratar el auge financiero de los ochenta. Una película muy crítica y dura con la especulación y el dinero, llena de frases memorables y donde Michael Douglas y Charlie Sheen muestran una interpretación magistral. En algunos aspectos esta historia me recuerda a otras como la del abogado que interpretaba Keanu Reeves en “Pactar con el diablo”, en la que la codicia siempre puede con la más fuerte de las voluntades. Aquí,  Charlie Sheen interpreta a ese joven ambicioso, que sueña con llegar donde su padre no pudo, labrarse una gran carrera en la bolsa y ganar mucho dinero, con la idea de retirarse pronto a vivir del cuento.

Oliver Stone comienza muy bien mostrándonos como funciona este mundo bursátil y el universo en el que se mueve nuestro protagonista,  que un buen día decide arriesgarse y acercarse un poderoso hombre, Gordon Gekko. Resulta tan atrevida y descarada su jugada que llama la atención del pez gordo, que le brinda la oportunidad de convertir sus sueños en realidad.

Llegado este punto, me quedo con una de las conversaciones que mantienen los dos protagonistas, en las que el gran Gekko le muestra la gran verdad de este mundo, y esta es que analizando informes toda la noche, o trabajando como su padre lo hacía de sol a sombra no te lleva a ningún lado, siendo honrado y trabajador uno se hace rico. Hay que ser mentiroso, especulador, oportunista y sobretodo ladrón para ganar dinero de forma indiscriminada.

Al principio nuestro joven aspirante queda cegado por el tesoro pero pronto, sus principios y seña de identidad vendrán a recordarle quien es y como debe actuar.

“Wall Street” es una gran película que os aconsejo que no dejéis pasar. Os inducirá a reflexionar sobre vuestro camino en la vida con frases como estas:

  • “La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución. La codicia en todas sus formas: la codicia de vivir, de saber, de amor, de dinero; es lo que ha marcado la vida de la humanidad..” Discurso de Gordon Gekko.
  • “Un tonto y su dinero no están juntos mucho tiempo”.
  • “Si quieres un amigo, cómprate un perro”.
  • “No descubrí lo pobre que era, hasta que empecé a ganar dinero”.

Lo mejor de todo es que si os gusta la película la semana que viene tendréis en los cines su segunda parte. Casi 30 años después Oliver Stone rueda la secuela y puede que una tercera parte. Michael Douglas vuelve a repetir papel y Shia Labeouf (Transformers) toma el papel del joven aprendiz. Esta ves sitúan la historia en la crisis actual, para mostrarnos la otra cara de la moneda. Las críticas recibidas no han sido muy buenas pero la taquilla parece darle el beneplácito, situándola en cabeza en el box office americano.

Pronto podremos verla para hacer ese juicio de valor. De momento, aquí tenéis el trailer.

Related Posts

One Response

  1. Guillermo!!

    PELICULÓN con mayusculas. Y la mejor película de Douglas a mi parecer. Está inmenso.

    La secuela no se yo que tal estará… Habrá que verla para opinar. Pero algo me dice que aqui se cumplirá eso de “segundas partes…” xDD

    Veremos.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.