El guaperas y cachotas australiano Hugh Jackman, actual hombre más sexy (según People) nos muestra los orígenes de esas virtudes naturales, o más bien mutantes, que la naturaleza le ha dado, en esta nueva entrega de los X-Men.

Para ser sinceros, nada tiene que ver con títulos anteriores de la saga X-Men este spin-off de uno de los personajes más carismáticos de la saga, que carece de contenido e interés, pasados los primeros veinte minutos. Lo que me pregunto es, ¿por qué los espectadores seguimos llenando las salas ante títulos de este calibre cuando sabemos sobradamente que la película nos decepcionará?

No lo se, quizá sea sentirse partícipe de la gran pirotécnia mostrada, vivir el espectaculo audiovisual, disfrutar del atractivo de los personajes,etc…Pero lo evidente es que no será porque vayamos a disfrutar de la historia.

Os dejo con la sinopsis:   Hugh Jackman repite el papel que le encumbró como estrella, la feroz máquina de luchar que posee increíbles poderes curativos, garras retráctiles y una furia sobrenatural. “X-Men orígenes: Lobezno” cuenta la historia del pasado de Lobezno y su trágico idilio con Kayla Silverfox. La suerte que corre Kayla es lo que provoca que Logan participe en el ominoso programa Arma X, un experimento militar de alto secreto e ingente presupuesto, en el que Lobezno y otros mutantes desempeñan papeles clave. Entre ellos figuran Gambito; un joven Scott Summers (que más tarde responderá por Cíclope); una bella y joven mutante llamada Emma Frost, y Masacre, al que Lobezno se enfrenta en un desafío definitivo. Por el camino, Lobezno se encontrará con numerosos mutantes, conocidos y nuevos, incluyendo varias leyendas muy esperadas del universo X-Men. Los espectadores conocerán al Equipo X, una célula militar clandestina formada íntegramente por mutantes. Sus miembros son: Lobezno; su hermano Victor Creed, alias Dientes de Sable, una salvaje criatura de inimaginable fuerza; Wade Wilson, que más adelante será conocido como Masacre, un mercenario de alta tecnología maestro en esgrima; Agente Zero, experto rastreador y tirador de mortífera puntería; Espectro, un teletransportador; Fred J. Dukes, también llamado La Mole, un obeso mórbido de tamaño y fuerza colosales; y Bradley, quien puede manipular la electricidad. Al mando de todos ellos está William Stryker, cuyos orígenes y motivos se examinan ahora por completo, porque es la extraña relación que existe entre Stryker y Lobezno lo que define gran parte del pasado de Logan…y de su futuro. 


Leave a Reply

Your email address will not be published.