Jason Reitman, tras el éxito de “Up in the air” y “Juno”, estreno el año pasado “Young Adult”, con la que ha mantenido su marcado estilo narrativo (esta vez algo falta en ritmo) y con la que también mantuvo su acierto de cara a nominaciones y premios de cine.

Charlize Theron es la protagonista de la historia de una joven, ya no tan joven, que sufre la crisis de la madurez. Tratará de reencontrarse con el novio del pequeño pueblo donde se crio y recuperar un amor y una vida que siente arrebatada.

Charlize está impresionantemente guapa, como hacía mucho que no la veía y su interpretación explora a la perfección los laberintos emocionales a los que su personaje se mueve.

Tanto Reitman como Diablo Cody (la guionista que ganó el Oscar por “Juno”), no terminan por convencerme con su historia. El papel del amigo Matt parece metido con calzador para que Mavis (Charlize) tenga un espejo donde reflejar sus miserias. Por otra parte se tratan muy pocas de las inquietudes que surgen alrededor de las circunstancias. La historia da para mucho más, me recuerda mucho a otro título en el que también interviene Patrick Wilson, “Juegos Secretos” de Todd Field, donde se retratan mucho mejor las inseguridades y debilidades que narra esta historia.

Esta película es el entretenimiento perfecto para aquellos adolescentes perpetuos, que además nos brinda dos escenas finales soberbias.

1º El desenlace en el que Charlize expresa sus sentimientos abiertamente,

2ºEl mejor de todos; en el que Sandra, la hermana del amigo Matt, le abre los ojos ante una realidad que no quiere ver. La consuela, le da fuerza y ella le devuelve un jarro de agua fría muestra de su poca piadosa y considerada empatia.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.