Bueno, bueno, bueno, la que se ha liado por la última sesión fotográfica de Kate Winslet. La damisela en cuestión, que saltó al estrellato gracias a su Rose De Witt Bukater en Titanic, aparece más sexy que nunca en la revista Vanity Fair. Si en la portada ya descubre sus encantos, en el interior se nos muestra a una Kate esplendorosa a sus 33 años. Y he aquí el problema, la sociedad y los despellejadores del mundo rosa se rasgan las vestiduras al ver a esta muchacha de redondeces reconocidas más esbelta que una gacela y con la sombra de un tremendo photoshop sobrevolando su anatomía. Juzguen ustedes mismos y disfruten del espectáculo…

Related Posts

3 Responses

  1. Raquel

    La verdad es que está guapísima.. Ahora “Jack” también caería a sus pies sin pensarlo…
    Si nos hacemos un reportaje Mer y yo.. jejejeje.. a nosotras no nos hace falta photoshop………

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.