Todavía no he leído ninguna crítica al respecto, tan sólo los titulares y grandes elogios que está recibiendo la película. Ya sabemos todos que cuando no dejan de aparecer en prensa esas pequeñas frases impactantes seguidas de 5 estrellas y el nombre de un editor de prensa top no siempre resulta ser un reflejo realista de la película.

En esta ocasión no es así, estamos ante una de las mejores películas que he visto en varios años, ¡ya era hora! y la INTERPRETACIÓN de Joaquin Phoenix es la mejor de toda su carrera. Cualquier adjetivo que podamos usar se queda corto para describir la brillantez de su interpretación.

Empecemos…

La puesta en escena no podía ser más contundente en cuanto a declaración de intenciones. Primer plano del protagonista absoluto, proceso de maquillaje para transformarse en ese alter ego con el que se enfrenta a la sociedad, al sistema. A continuación las calles de la ciudad con esa luz a 3.000 kelvis de temperatura, para mostrarnos ese mundo rancio, distante, sucio, corrupto…y el ataque de los jóvenes en la calle, para dejarnos con un primer plano del sufrimiento, de un hombre solo envuelto en locura enfrentándose a un mundo hostil y despiadado del que nada bueno va a recibir. Y para eso ya está ahí la música de Hildur Guðnadóttir con ese chelo melancólico y agónico para enfatizar y marcar ese sentimiento.

Si os digo la verdad, ya con estos 5 minutos de arranque es para hacerle una ovación a esta película, pero veamos en detalle.

Fotografía: Lwarence Sher es el responsable de dar luces y sombras a este “Joker”. Sin ser un trabajo descomunal destacar la colorimetría del film que me recuerda mucho a filmes de los 70 y donde las luces juegan un papel fundamental, desde los contraluces en los escenarios por donde se mueve el personaje, como en los contrapicados, recurso muy usado pero que resulta muy útil para enmarcar al personaje. Me quedo con una de las escenas en el ascensor.  Destacar el juego de colores desde el azul al rosa tan socorrido en videoclips pero que aquí se manejan con mucha más suavidad.

Guión: Todd Philllips (también en la dirección) y Scott Silver han bordado con hilos dorados esta historia. Melancólica, crítica, directa y cruda.  Han conseguido que todos cambiemos a Batman por Joker. Sin duda ha pasado de villano de honor del universo DC a convertirse en uno de los personajes con los que más empatía podemos tener. Hilados a la perfección cada uno de los elementos que van a llevar al personaje a sus consecuencias. Un mundo agónico, asfixiante donde cada nuevo paso no hace otra cosa que llevar al personaje a convertirse en una olla a presión a punto de estallar. Un fiel reflejo de la sociedad actual, un sistema autodestructivo del que nadie puede salir bien parado. Como en las novelas de Cormac McCarthy, refleja una humanidad decadente, cegada por el consumo, sin valores, sin respeto…sin humanidad.

Una de las lineas del guion más soberbias se produce en la escena final, en pleno programa en directo, donde realizan la más contundente crítica al sistema sanitario ( estadounidense), un joya tanto literaria como visual.

Interpretación: JOAQUÍN PHOENIX, así, en mayúsculas. No sé que hubiera sido de este chico si su hermano hubiera seguido vivo, pero estoy seguro que hubiera terminado superándolo. Ya sabíamos todos que es uno de los mejores actores de todos los tiempos, pero esta película ha terminado por darle el lugar que merece. Por supuesto el Oscar va a ser suyo este año.

Lo tiene todo. Su interpretación física, como se mueve, cómo baila, desde sus andares lisiados hasta la inocencia y rubor frente a una ensoñación con su presentador de televisión favorito. Su mirada fría, su mirada colérica, su mirada contenida…todas ellas cargadas de fuerza y magnetismo. Se muestra ante la cámara desnudo, con todos sus defectos y donde la interpretación enfermiza resulta insuperable. Desde los ataques de risa hasta los intentos por contenerla.

Es capaz de mostrarse desvalido y al instante elegante y minucioso.  Parte del éxito de este guion está en su interpretación. Sus silencios y movimientos valen más que muchas de sus palabras.

Música: Qué voy a decir de Hildur Guðnadóttir, una desconocida para mí. Ahora descubro que “Chernobyl” es suyo, y ya lo entiendo todo. Esta compositora Islandesa ha sabido encajar perfectamente esa música tan propia de sus latitudes con el sentimiento de esta historia. Cómo ya dije antes, es un protagonista más. Desde esa declaración de intenciones en su puesta en escena, nos deja un chelo sobrecogedor, que desquebraja el alma a cualquiera y a golpe de percusión minimalista nos va llevando al cénit de una presión agónica que termina estallando en tragedia.

Dirección: Todd Phillips yo creo que nos ha pillado a todos a contrapié. Nadie esperábamos un “Joker” como el que hemos visto.  Ha sabido buscar un tono y un sentido que supera con creces a los “Batman” de Nolan. Por reseñar algo, me quedo con el uso que le da al contrapicado constantemente, desde los planos cortos a los de baile, que sabe meter la cámara en cierto ángulo contrapicado y llenar la pantalla con un Joker que se viene a más. Destacar planos generales como el repetido en varias ocasiones en las escaleras, donde podemos ver varias de las caras de un mismo personaje. Desde el oprimido por la sociedad hasta el que pierde el control de sí mismo. También la frialdad con la que muestra la violencia. Un plano maestro y poco más. Tal cual, así es, así lo vemos, así lo sentimos.

Diseño de Producción: Mark Friedberg firma este trabajo. No requiere un ejercicio de artificios desmesurado pero ayuda mucho para hacernos llegar el hastío contra el sistema. Colores apagados, suciedad en abundancia, desorden, y sobre todo unos decorados de interiores que muestran muy bien la decadencia, siempre recuerda a años dorados del pasado, cómo ocurre con la excelente selección musical.

Definitivamente una de las películas de este tiempo, que sin dudarlo sólo Warner Bros podría hacer. El estudio más artístico y que más crítico puede llegar a ser con el sistema mismo. Aquí hizo Kubrick títulos como “El resplandor”, “La chaqueta metálica”, “La naranja mecánica” o “2001: Una odisea del espacio” a lo que sumamos “Matrix”, “V de Vendetta”, “Blade Runner” y los grandes trabajos de James Dean y Marlon Brandon. Ahí lo dejo.

“Joker” se va a convertir en una película icónica, inolvidable y gran parte de ese éxito es por la interpretación de Joaquin Phoenix, que parece tocado por los dioses, o quizá sea el don del personaje. En cualquier caso, si no la han visto, ¿a qué esperan? Se quedará en sus cabezas unos cuantos días.

 

 

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.